Invocación

“¡Santísima Muerte!, ¡Santísima Muerte!, ¡Santísima Muerte!”;

te pedimos vengas a nosotros y te unas al gozo que sentimos

cuando estamos contigo, mi niña blanca, mi rosa maravillosa

guíanos por el buen camino y protégenos de todo mal.

 

“¡Santísima Muerte!, ¡Santísima Muerte!, ¡Santísima Muerte!”;

ven te lo pedimos señora nuestra para venerarte y deja sentirte,

y llénanos de gozo porque al estar con nosotros nos das la protección

y ante nada tememos porque con las virtudes que posees

lograremos vencer todos los obstáculos,

¡Santísima Muerte!

de mi corazón no nos abandones

y danos tu protección.

 

¡Santísima Muerte!, ven te lo pedimos de corazón,

gracias, gracias, gracias, ¡Santísima Muerte! por estar con nosotros

y en nombre de dios padre todopoderoso,

te ofrecemos y te rezamos la siguiente novena de oraciones,

gracias niña blanca, gracias rosa maravillosa

por tu estancia con nosotros bendita seas.

Despedida y agradecimiento

a la ¡Santísima Muerte! ¡Santísima Muerte!,

agradecemos tu estancia espiritual con nosotros.

 

Y te damos infinitamente las gracias por escucharnos

y agradecemos tu protección que nos brindas

y te pedimos que vengas cada vez que seas invocada por nosotros

o que alguien de nosotros te necesite,

mi niña blanca gracias te damos,

bendita seas ¡Santísima Muerte!

 

Gracias por concedernos

este gran tiempo de gozo.

 

Gracias ¡Santísima Muerte!
gracias rosa maravillosa
gracias Niña Blanca.

Deja un comentario

Archivado bajo Oraciones

Oración a la Santa Muerte

Oración a la Santa Muerte

Padre Jesucristo y bendito
creador del cielo y de la tierra
de todo lo visible y lo invisible.

Señor Nuestro te pido Permiso para invocar
a la ¡Santísima Muerte! mi niña blanca
en tu misericordia confió,
padre misericordioso que me libras
de todo lo malo que me rodea.

Por tu misericordia confió me libres del diablo,
demonios, satanás del maligno, tinieblas, brujas,
hechiceros, malos vecinos, tempestades,
malhechores y toda envidia.

¡Si tiene ojos, que no me vea!
¡Si tiene oídos, que no me oiga!
¡Si tiene boca, que no me hable!
¡Si tiene manos, que no me agarre!
¡Si tiene pies, que no me alcance!
¡Si tiene armas, que se rompan!

Que no me haga daño
en tu misericordia confió
padre misericordioso
en tu nombre eres
El Padre EL hijo y El Espíritu Santo.

Así sea. ¡Amén!
(se rezan tres padres nuestros)

2 comentarios

Archivado bajo Oraciones

¡Oración para detener a quien nos molesta!

1 Comentario

Archivado bajo Oraciones